Diseñadora Web Freelance WordPress | Creativa - Madrid | Cómo Poner en Práctica la Estimulación Aleatoria
9309
post-template-default,single,single-post,postid-9309,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Blog

Cómo Poner en Práctica la Estimulación Aleatoria

  |   Diseñadora Web, Diseño Web Creativo   |   No comment
Las imágenes o los objetos aleatorios también pueden usarse para estimular las ideas.

Las imágenes o los objetos aleatorios también pueden usarse para estimular las ideas.

La estimulación aleatoria suele ser más efectiva cuando el equipo creativo ya ha pasado un rato haciendo una brainstorming o discutiendo el briefing y empieza a necesitar ideas frescas. Si se van a emplear palabras en el estímulo aleatorio, entonces hará falta un medio para escoger una al azar de entre una lista extensa de sustantivos comunes. Las palabras se pueden escribir en tarjetas o pelotas, introducirlas en una caja o una bolsa y que una mano “inocente” saque una al azar, como si de una lotería se tratara. Otra opción es usar un generador electrónico de palabras aleatorias, de los que hay disponibles en Internet. Solo tienes que escribir “generador de palabras aleatorias” en el buscador y elegir el que más te guste.
Cuando tengas tu palabra aleatoria, apunta todo lo que se te pase por la cabeza con relación a esa palabra (es importante que de momento dejes a un lado el problema publicitario y te concentres únicamente en la palabra aleatoria). Piensa en las características y propiedades del objeto o cosa a la que hace referencia el sustantivo aleatorio. Piensa en su utilidad, en cómo funciona, en el aspecto que tiene, en su composición. Después, intenta describirla formando oraciones con otros verbos, como por ejemplo “tiene una superficie luminosa”, “hace un ruido muy molesto”, “está hecho de trocitos de cristal que brillan en la oscuridad” o “hay que darle cuerda para que funcione”.

 

Lo importante es que encuentres una buena solución creativa que cumpla los requisitos del briefing. La forma de hacerlo es irrelevante

Escribe una lista con cada pensamiento y asociación de ideas en oraciones independientes, y cuando tengas al menos una página entera, vuelve al briefing publicitario y anota de qué modo puede relacionarse cada idea con el mensaje publicitario. Puede que encuentres conexiones bastante directas o que sean metafóricas entre las oraciones y el mensaje publicitario.
De nuevo, es posible que las relaciones que se te ocurran sean muy personales, propias de tu manera particular de pensar y que a los demás les parezcan retorcidas o ambiguas. Lo importante es que encuentres una buena solución creativa que cumpla los requisitos del briefing. La forma de hacerlo es irrelevante.
El proceso de relacionar la palabra aleatoria con el objetivo publicitario, el argumento de venta o el producto en sí te permitirá considerar el briefing desde otra perspectiva y dar con ideas que de otro modo se te habrían escapado. En este sentido, la palabra aleatoria se convierte en un detonante para estimular el pensamiento lateral.

 

Así funciona la estimulación aleatoria

 

Veamos un ejemplo de cómo puede ponerse en práctica esta técnica.

Imagina que tu cliente es dueño de un servicio internacional de mensajería y que el briefing publicitario solicita que se comunique a los consumidores la fiabilidad del servicio. Pongamos por caso que tu palabra aleatoria es “nombre”. Tus primeras ideas pueden ser algo parecido a esto:

Las personas tienen nombre,
y
las mascotas tienen nombre,
y
los nombres nos ayudan a identificar la cosas,
y
hay personas que tienen varios nombres,
y
algunas personas cambian de nombre,
y
los nombres pueden indicar la categoría y el estatus social,
y
las canciones tienen nombre,
y
los libros tienen nombre,
y
las películas tienen nombre,

y así sucesivamente.

 

El siguiente paso consiste en ver cómo cada una de estas ideas puede relacionarse directamente con el briefing o con un aspecto del producto. Podemos empezar por el primer pensamiento (las personas tienen nombre) y, mediante la técnica de preguntas y respuestas, obtener sugerencias de gran utilidad que pueden conducir a una cadena de ideas correlativas:
Pregunta
¿Qué pasaría si los paquetes tuviesen nombres?
Respuesta
Que cada paquete podría tener un nombre propio
Pregunta
¿Y esto a qué nos llevaría?
Respuesta
A que cada uno de ellos tendría su propia personalidad y sentimientos
Pregunta
¿Y esto a qué nos llevaría?
Respuesta
Empezarían a desarrollar características humanas, gustos y preferencias personales.
Pregunta
¿Y esto a qué nos llevaría?
Respuesta
Querrían elegir su propio servicio de mensajería

 

Esto, a su vez, puede acabar llevándote a tu idea, que puede ser un anuncio en el que aparen los paquetes como personajes individuales que, si pueden, eligen tu marca antes que las otras porque son menos fiables. Los paquetes menos afortunados, que acaban en manos de otra empresa, se sienten disgustados, preocupados o nerviosos.
Cando hayas usado tu primera idea para estimular una posible solución, pasa a la siguiente, y después a la siguiente, hasta obtener resultados con todas las ideas que apuntaste en la primera lista. Puedes probar esta técnica utilizando imágenes e incluso objetos como estímulo en lugar de palabras. Si usas un objeto aleatorio, intenta analizar su forma y su función al hacer la primera lista de ideas. Si resulta apropiado, desmóntalo y observa cómo funciona y cuáles son sus atributos funcionales. Tal vez exista un vínculo metafórico con el briefing publicitario en cuestión.
Como te habrás dado cuenta, muchas de las técnicas creativas que cito comparten rasgos de otras técnicas. En el anterior post, la estimulación aleatoria comprende tanto elementos de la lista de Kipling como de la técnica de las consecuencias que previamente he analizado en este post.

AUTHOR - Estefanía Córdoba

No Comments

Haz un Comentario